(+34) 954 10 02 73 info@formulaciones.es
70 / 100

El poliuretano se creó en la década de 1930, aunque no comenzó a aplicarse hasta que se desarrolló la maquinaria adecuada para ello, allá por los años 50 del pasado siglo. Es un producto que utiliza dos materias primas fundamentales: el petróleo y el azúcar. Una vez sometidos a un proceso de transformación química, estas materias primas dan lugar a otros dos compuestos básicos que son líquidos a temperatura ambiente: poliol e isocianato. La mezcla y agitación de ambos en determinadas proporciones y junto con otros aditivos produce una reacción química, cuyo resultado es un material muy versátil, que puede tener múltiples propiedades: rígido, flexible, macizo, poroso, etc.

Prodcutos poliol e isocianato

Una de estas fórmulas reactivas da lugar a la espuma rígida de poliuretano (PUR), que es la que se utiliza en el sector de la Construcción. Sus propiedades se deben a dos fenómenos que suceden durante la reacción: la formación de enlaces entre el poliol y el isocianato, que confiere resistencia al producto; y el calor que desprende la reacción, que se utiliza para evaporar un agente hinchante, que otorga al compuesto un gran volumen y capacidad aislante.

La espuma rígida de poliuretano (PUR) La espuma rígida de poliuretano se puede aplicar de dos formas diferentes:

Proyección de poliuretano

Proyección

Pulverización simultánea de los dos componentes sobre una superficie. Se suele utilizar para obra nueva.

Inyección de poliuretano

Inyección

Los componentes se mezclan y se introducen en una cavidad, donde se expanden. Su utilización es habitual en obras de rehabilitación de viviendas y también en la Industria.